Blog Saludable

EL AGUA ES PURA VIDA,SALUD Y BIENESTAR

Luisa Fernanda Botero Sin categoría Sin categoría

VIVA EL AGUA VIVA

La OMS —Organización Mundial de la Salud— promueve y apoya diversos programas de salud para prevenir la transmisión de enfermedades por el agua.

En el centro de prensa de la OMS (http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs391/es/) encontramos estos datos estadísticos sobre el agua:

  • En 2015, el 91% de la población mundial tenía acceso a una fuente mejorada de abastecimiento de agua potable; en 1990, el 76%.
  • Desde 1990, 2.600 millones de personas han obtenido acceso a fuentes mejoradas de agua para beber.
  • En la actualidad, 4.200 millones de personas tienen agua corriente; 2.400 millones obtienen agua de otras fuentes mejoradas de abastecimiento, como grifos públicos, pozos protegidos y perforaciones.
  • 663 millones de personas se abastecen de fuentes no mejoradas; de ellas, 159 millones dependen de aguas superficiales.
  • En todo el mundo, al menos 1.800 millones de personas se abastecen de una fuente de agua potable que está contaminada por heces.
  • El agua contaminada puede transmitir enfermedades como diarrea, cólera, hepatitis, amibiasis, disentería, fiebre tifoidea y poliomielitis.
  • Se calcula que la contaminación del agua potable provoca más de 502 mil muertes por diarrea al año. Hacia 2025, la mitad de la población mundial vivirá en zonas con escasez de agua.

Todos necesitamos agua para realizar actividades básicas y vitales: beber, asearnos, cocinar, lavar ropa y limpiar nuestro hábitat. En promedio, una persona necesita beber entre 2 y 4,5 litros de agua por día, solo para sobrevivir. Las mujeres que amamantan deberían beber alrededor de 5,5 litros de agua por día (OMS). En total, las personas deberían contar con al menos 20 litros de agua segura por día para poder satisfacer sus necesidades básicas de consumo e higiene personal.

LA CALIDAD DEL AGUA

Que el agua se vea cristalina, no significa que sea apta para su consumo.

Se analiza la potabilidad del agua evaluando aspectos biológicos (bacterias, virus, protozoos), químicos (minerales, metales y sustancias químicas), y físicos (temperatura, color, olor, sabor y turbidez).

Es de suprema importancia garantizar la calidad del agua que bebemos.

Para proteger la salud de nuestras familias, dentro de una cultura de sostenibilidad con el medio ambiente, debemos cuidar tres frentes:

  1. El primero es entender la importancia del tratamiento del agua del acueducto y sus limitaciones de potabilidad.
  2. El segundo es adquirir conciencia de la importancia del agua como alimento para nuestra salud y la necesidad de su tratamiento en nuestros hogares.
  3. Y el tercero es considerar el impacto ambiental del crecimiento de la industria del agua embotellada.

CONTAMINACIÓN DEL AGUA

Las fuentes o cuencas hídricas han sido afectadas por la contaminación industrial, que proviene de las fábricas; por la agrícola, que resulta del uso de agroquímicos y pesticidas; por los vertimientos de las aguas residuales de las viviendas; por la emisión de humos, gases y partículas; y también por la inadecuada explotación minera y por el crecimiento de la población en zonas rurales y urbanas que alteran las corrientes de los ríos.

El agua puede contener parásitos, bacterias, virus y protozoos que se descargan en el agua con los desperdicios animales y humanos. Esto ha obligado a que se generen e implementen protocolos de tratamiento del agua que, para eliminar las impurezas y las bacterias que el agua contiene, alteran su estado físico, químico y bacteriológico mediante la adición de desinfectantes químicos.

Desinfección química – Tratamiento del acueducto

La desinfección química del agua de consumo se hace a base de cloro o yodo. La mayor parte de las técnicas de desinfección química utilizan cloro libre (ácido hipocloroso).

No se recomienda la desinfección del agua, para el consumo a gran escala, con yodo, ya que es un oxidante fuerte, y suscitan preocupación sus efectos biológicos adversos (tóxicos) sobre ciertas funciones metabólicas y, en particular, sobre la glándula tiroidea.

Tampoco se recomienda el uso de ácidos o bases fuertes como desinfectantes químicos del agua de consumo, ya que pueden alterar el pH del agua y llevarlo a niveles peligrosamente altos o bajos.

Tratamiento de agua en los hogares

La salud puede verse seriamente comprometida si los agentes patógenos (microorganismos que causan enfermedades) contaminan el agua destinada para el consumo humano.

La contaminación puede ocurrir en la fuente o dentro de la misma red de agua potable: prevenir esto depende de los protocolos de mantenimiento periódico que se realizan a estas. Durante el transporte del agua, en la red del acueducto, en los tanques de los edificios o conjuntos residenciales, y en el hogar mismo, se puede contaminar el agua que antes era potable.

Por estos motivos, muchas de las personas que tienen acceso a fuentes de agua salubres y controladas, aún consumen, de hecho, agua contaminada (OMS).

Para garantizar la calidad del agua de consumo en nuestras casas y oficinas, el uso de sistemas de tratamiento ha venido creciendo. Podemos encontrar diferentes alternativas que brindan ventajas y beneficios, pero también tienen puntos que debemos considerar para tomar una decisión, además de tener en cuenta la diferencia en el costo de instalación y mantenimiento en cada una de estas opciones.

Agua Hervida

Es el tratamiento del agua de consumo más extendido en los hogares de todo el mundo. Y en teoría, es el más práctico para reducir la carga de patógenos; sin embargo, la ebullición puede ser menos eficaz que otras estrategias, ya que no reduce los sedimentos ni la turbidez; y puede afectar negativamente al sabor. El agua hervida no se puede beber de inmediato, no siempre es fácil medir la temperatura alcanzada, consume grandes cantidades de combustible y además después de hervirla el agua debe almacenarse de forma segura para evitar su contaminación.

Osmosis inversa

La ósmosis inversa está basada en la aplicación de una presión sobre el agua para que ella pase a través de unas membranas. Mediante este proceso la mayor parte de las sales disueltas quedan retenidas y se disminuye su concentración salina. La ósmosis inversa es un sistema efectivo y práctico para eliminar las sales minerales disueltas en el agua, también otros componentes como fluoruros, sulfatos, bacterias, nitratos, hongos y virus. Es un tratamiento muy empleado en la industria química, alimentaria, farmacéutica y en menor proporción tiene su aplicación en el hogar. Sin embargo, algunos minerales alcalinos beneficiosos también se suprimen junto con los minerales nocivos, lo que hace el agua más ácida, y corroe las tuberías y los sistemas de agua. Por cada galón de agua producida a través de ósmosis inversa, se pierden de 3 a 5 galones: esto encarece el proceso. A demás es bastante lento y su instalación es complicada y requiere de ayuda profesional. Para uso doméstico, el sistema de ósmosis inversa es poco práctico e ineficaz.

Filtros de carbón activado

Se hace pasar el agua a través de un filtro con carbón activado, en bloque o granular. Es uno de los sistemas de tratamientos de agua más eficientes para eliminar el cloro y el mal olor y el mal sabor del agua. Muy efectivo para eliminar sólidos pesados, fosfatos y nitratos. Los filtros suelen incorporar también resinas de intercambio de iones. En algunos sistemas, al filtro de carbón activo granular se añade una fórmula con zinc y cobre, aleación conocida como KDF que mejora el funcionamiento del filtro.

Como la cantidad de poros libres es limitada, las cavidades se van saturando hasta que llega un momento en que el filtro deja de ser efectivo. Por eso es importante de cambiarlos periódicamente.

Estos filtros incorporan pre-filtros de cerámica para el agua potable expuesta a sedimentos pesados en grandes cantidades, retiene partículas muy pequeñas, incluidos virus y bacterias (2 micrones).

Agua tratada con ozono

La calidad de la desinfección con ozono es mejor que la conseguida con el cloro, debido al gran poder oxidante del ozono. Con el ozono se consigue eliminar virus, bacterias y microorganismos que son resistentes al cloro. Actúa. Además, con gran rapidez: en pocos segundos se pueden realizar tratamientos muy efectivos. Este tratamiento es recomendable en la industria; sin embargo, no para su tratamiento doméstico, ya que es difícil y costoso en dosis controladas. Requiere una fuente fiable de energía para alimentar el generador de ozono. El uso y exposición a los poderes oxidantes al ozono pueden afectar a los ojos y pulmones.

El consumo de agua en botellas plásticas impacta la salud y el medio ambiente

Debido a la necesidad de agua potable, la industria del agua embotellada ha venido creciendo en los últimos años, y se proyecta como industria líder en ventas a nivel mundial, superando incluso el crecimiento de las bebidas gaseosas o azucaradas.

En nuestros países, la desconfianza ante la calidad del agua tratada por las redes de acueducto y la preocupación por la salubridad, crecen continuamente entre los consumidores. A la vez que el agua se posiciona como una alternativa más saludable que los refrescos. Existe un grupo emergente de personas que quieren mejorar su nutrición, que se preocupan por su alimentación, por su salud a largo plazo, y que buscan un mejor estilo de vida.

Aunque hay más conciencia entre la población de que la mejor hidratación es con agua natural, y que consumir bebidas azucaradas es muy perjudicial para la salud, la demanda de bebidas azucaradas y de agua embotellada crecen exponencialmente. Esto tiene un efecto inmediato sobre el planeta, que se inunda de residuos plásticos.

La industria del agua pasó de producir 84 mil millones de litros en 1970 a 233 mil millones de litros en 2016 y es responsable de una producción anual de 1,5 millones de toneladas de plástico al año.

http://www.eltiempo.com/estilo-de-vida/salud/produccion-de-agua-embotellada/16502951

Más de 460 mil millones de botellas y latas se fabrican y se venden cada año; de las cuales alrededor de 340 mil no se reciclan. Son producidas a partir de la utilización de millones de barriles de petróleo y toman aproximadamente 450 años en descomponerse por completo.

El crecimiento acelerado de estas cifras, superan las iniciativas de reciclaje que se emprenden cada día. Ni siquiera en Europa que es uno de los lugares en donde más se recicla se ha logrado reducir el problema y la mayoría de los desechos son de botellas de agua y refrescos de consumo diario.

Por salud y por el medio ambiente es necesario reemplazar el consumo ilimitado de botellas plásticas. Es recomendable preparar jugos naturales y mantener una fuente de abastecimiento de agua segura y práctica que prescinda de las botellas plásticas.

http://www.naturalnews.com/038003_bottled_water_plastic_environment.html

https://thewaterproject.org/bottled-water/

Unos 60 millones de botellas plásticas se usan cada día en EE.UU.; 30 millones en Europa y más de 100 millones a nivel mundial. Todas estas son fabricadas con policarbonato de plástico, que contiene BPA (Bisfenol A). En países como Canadá y en la Unión Europea se ha prohibido el uso de este compuesto en la elaboración de mamaderas y otros artículos para bebés.

Entre los efectos nocivos para la salud asociados al BPA están: cáncer de próstata y de mama, diabetes y obesidad, alteración del sistema inmunológico y endocrino, desarrollo sexual prematuro en niñas y disrupción de la función reproductiva, bajo conteo de espermios y otros problemas de fertilidad, problemas conductuales y de aprendizaje, incluyendo hiperactividad y ritmos cardiacos anormales. (Unidad Especial de Salud Ambiental Infantil PEHSU).

¿Cómo distinguir los plásticos que sí son seguros?

Evita plásticos o botellas plásticas de agua que estén identificados con los números 3, 6 y 7.

Estos tres números señalan sustancias químicas que deben evitarse:

No. 7: contiene el bisfenol A.

No. 3: (dice PCV o Vinyl) contiene ftalato.

No. 6: (dice PS) contiene el químico poliestireno expandible.

Recomendaciones para evitar el BPA:

  • Evita consumir en botellas de agua que hayan estado expuestas al calor.
  • Evita colocar en el microondas alimentos sólidos o bebidas dentro de envases plásticos.
  • Evita colocar en el microondas y calentar alimentos sólidos o bebidas con envolturas plásticas.
  • Si usas plásticos duros con poliestireno (botellas de agua, biberones o tacitas de bebés) no uses líquidos tibios o calientes.
  • Lee las etiquetas y busca productos con etiquetas que digan “Sin BPA” o “Sin ftalato”.
  • Otra forma en que podemos evitar el contacto con el BPA es eliminar el consumo de botellas plásticas de agua, jugos o bebidas.

NIKKEN, compañía de origen japonés, promueve la disminución del uso de botellas plásticas a través de sus sistemas de agua.

Los productos NIKKEN ayudan a eliminar el uso permanente de botellas plásticas y brinda sistemas de tratamiento de agua en los hogares que garantizan el acceso a un agua natural, nutritiva, alcalina, con propiedades antioxidantes y mineralizada.

También ofrece una solución para que lleves agua de excelente calidad a donde vayas. La botella deportiva de NIKKEN es portable, reusable y además amigable con el medio ambiente.https://mitiendanikken.com/brand/PIMAG/products

En este link puedes encontrar un estudio de la BBC Mundo sobre el consumo de agua embotellada en México. Refleja la necesidad de filtros y sistemas de agua de uso doméstico para resolver los problemas de abastecimiento de agua salubre y disminuir el impacto en el medio ambiente.

http://www.bbc.com/mundo/noticias/2015/07/150722_mexico_consumo_agua_embotellada_jp

Necesitamos agua pura y nutritiva sin inundar al planeta de residuos plásticos: estas son las soluciones NIKKEN para una mejor calidad de vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *